Tiene 80 % de avance, restauración de Tercera Sección del Bosque de Chapultepec



Como parte del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura se lleva a cabo la restauración de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec que implica el saneamiento del arbolado, reforestación, obras histológicas y de conservación de suelos. Es la primera vez en muchos años que se hace la restauración ecológica de esta área natural, incluyendo el rescate ecológico de las barrancas, zonas de inmensurable valor ambiental.

“Tenemos aproximadamente un 80 por ciento de avance. Se tiene previsto que el proyecto que empezó en el 2021 termine en marzo del 2022”, precisó la directora del Bosque de Chapultepec, Mónica Pacheco.

Con mas de 600 hectáreas de superficie, el Bosque de Chapultepec es uno de los parques urbanos más grandes e importantes del mundo, además de ser el principal pulmón de la Ciudad de México.

Más de 170 mil árboles de 131 especies diferentes conforman la masa arbórea de lo que es en sí un gran reservorio botánico que sirve como hábitat para la fauna silvestre local y migratoria, además de que contribuye a reducir el efecto de la isla de calor urbano, recargar los mantos acuíferos y disminuir los efectos de la contaminación atmosférica, entre otros servicios ambientales, tales como la aportación de oxígeno para la gran urbe.

Sin embargo, un porcentaje importante del arbolado está dañado o muerto, y debe retirarse para protección del demás arbolado y de las familias que visitan el bosque, para ser sustituido por árboles reforestados de especies nativas. Por esta razón, desde 2019 la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, realiza la restauración, el saneamiento y la reforestación del Bosque.

Tan solo en la tercera sección, donde se ubican las barrancas de Dolores y Barrilaco, se han plantado y regado periódicamente 27 mil árboles y arbustos endémicos (fresno, capulín, tepozán, cedro blanco y palo dulce, entre otros. Se han rehabilitado 243 hectáreas que abarcan la Tercera Sección del Bosque.

Además, uno de los mayores impactos que se pretendde revertir es la descarga de aguas residuales, “se han identificado 150 descargas de aguas residuales en el polígono de la Barranca de Dolores que tiene diferentes brazos por la colindacia de diferentes viviendas”, indicó Martín Aguilar, subdirector ténico del Bosque de Chapultepec.

Los expertos consideran que estas acciones son necesarias para tener un bosque saludable y dinámico y que, a mediano plazo, permitirán incrementar los servicios ambientales que proporciona Chapultepec a la Ciudad de México y sobre todos, garantizar su conservación.

Dejar una respuesta:

Please enter your comment!
Please enter your name here