Decenas de infantes y adultos migrantes, a nada de morir



En los contendedores de metal el aire se agota para 349 niñas y niños, y para 215 adultos. Son 652 migrantes que viajan a bordo de tres tráilers de doble carga. Son migrantes de Brasil, Guatemala, Nicaragua, Honduras y El Salvador.

Hacinados, sin agua ni alimento alguno, están a punto de llegar a la frontera de México con Estados Unidos. Ellos no lo saben, sólo sienten la muerte a punto de llevárselos. Son las ocho de la noche del jueves 7 de octubre.

En la oscuridad de la localidad de Oyama, municipio de Hidalgo, Tamaulipas, sobre la carretera Ciudad Victoria-Monterrey, los choferes de los tres tráilers hacen alto total.

Se han topado con soldados del Ejército Mexicano y personal del Instituto Nacional de Migración. De los contendores salen hilos de lamento. Los militares dirigen rayos gamma al fondo de los contendores y ahí se dibujan siluetas de personas, a punto de desvanecer.

Los soldados han roto los sellos de seguridad. Esta vez, niñas, niños y adultos migrantes, vivirán para contarla. Son originarias de Guatemala, 39; de Honduras, 28; Nicaragua, 20; El Salvador y una de Brasil; entre ellas, 349 niñas, niños y adolescentes, de los cuales 198 viajaban solos.

Ahora los choferes de la muerte, deberán ser sentenciados por tráfico de personas, un pulpo de mil cabezas, un jugoso negocio para las estructuras criminales.

 

 

Dejar una respuesta:

Please enter your comment!
Please enter your name here