Un Grito a la soledad



Se le veía en la mirada y en su andar taciturno. El del 15 de septiembre no fue un Viva de fiesta y algarabía, no. El de la noche patria fue un Grito a la nada, al vacío de una Plaza de la Constitución fría y ajena.

Así dio su segundo Grito de Independencia, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en completa soledad, sin los suyos, sin la vitamina ni la energía que le da su pueblo bueno.

Entre tantos Vivas a la nada, soltó uno cargado de religiosidad: “Viva el amor al prójimo”, aunque el prójimo esté devastado por el pésimo manejo de la emergencia sanitaria…

Ya vendrán nuevos Gritos, nuevos Vivas en futuras Fiestas Patrias. Pero como éstas, la de este trágico 2020, seguramente ninguna.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here