Skimming, banda rumana que clona tarjetas en la Riviera Maya

Son de la ciudad de Craiova, Rumania; han sido desubiertos como integrantes de una de las principales y más poderosas estructuras criminales a nivel internaciona que ha robado información de millones de tarjetas de crédito.

Su madriguera la establecieron en la Riviera Maya de la República Mexicana. son los Skimming que vieron una mina de oro en ese punto de la geografía mexicana por la atracción de millones de turistas de todo el mundo y miles y miles de éstos les robaron información de sus tarjetas de crédito, valiéndose del momento en que se ha realizado una transacción en cajeros automáticos y copiando la banda magnética de los plásticos tanto de crédito como de débito, gracias a que previamente insertaban dispositivos o software ilegales en los cajeros.

Con base en una investigación realizada por la organización Mexicanos contra la Corrupción, dicha banda se hizo experta en tecnología bancaria y construyó un negocio de cajeros automáticos llamado TopLife services y éstos se convirtieron en el receptáculo de estafas a gran escala en el mundo.

La exitosa empresa criminal que comandan Alisa Sardaru y Florian Tudor, “El Tiburón” –éste último el gran operador en territorio mexicano–, fue descubierta por fiscales rumanos que investigaban a la banda de la Riviera Maya y cuyas complicidades se extienden a varias naciones como Estados Unidos, sitio ideal para utilizar tarjetas clonadas.

Si bien la mayoría de sus integrantes vienen de Craiova -y no de la comunidad romaní- la sede de la banda está en la Riviera Maya de México.

La banda buscaba sacar el dinero de los cajeros directamente en Estados Unidos, pues muchos bancos de ese país suelen congelar las cuentas cuando se usan tarjetas al extranjero sin notificación previa.

La banda necesitaba gente de confianza para hacer esos retiros y buscaron compatriotas rumanos. Para evitar restricciones de visado, era necesario que entraran ilegalmente, cruzando la frontera. Y esta, era la especialidad de Sardaru, pero la ley rumana le echó una mano argumentando que el delito de trata no es aplicable si es fuera de territorio rumano.

En tanto que Tudor, desde la Riviera Maya, desplegapa por todo el mundo a su banda para robar información de cuentas bancarias y retirando cantidades relativamente menores a la vez.

A menudo, el dinero se mandaba a personas en Rumania, incluyendo a Sardaru, según documentos oficiales. Parte del efectivo se lavó, principalmente a través de propiedades en Craiova y en Quintana Roo, en México.

Este grupo de rumanos hizo una importante inversión en México y la historia sería de éxito Su líder no era un CEO, era Florian… El Tiburón, cuánto más grande ha sido su negocio, más crímenes ha venido cometiendo, como lavado de dinero, intimidación, soborno y presuntamente asesinato.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here