Otorgan medalla a catorce senadores y senadoras



Por construir acuerdos y promover desde sus distintas comisiones, acciones en estos momentos de crisis, sin distinción de partidos, basándose en su desempeño y aportaciones a favor de México catorce senadores de la República fueron galardonados con el Águila de CANACINTRA.
Los senadores galardonados son: Ricardo Monreal, Alejandro Armenta y Miguel Navarro, de Morena; Dante Delgado y Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano; Xóchitl Gálvez, Mauricio Kuri, Kenia López Rabadán, Gustavo Madero y Julen Rementería, de Acción Nacional; Verónica Martínez y Nubia Mayorga, Beatriz Paredes y Jorge Ramírez Marín del Revolucionario Institucional.
Este reconocimiento por empeño, experiencia, diversidad generacional, trabajo por la perspectiva de género y capacidad legislativa, de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) se entrega por sexta ocasión en los últimos 80 años. También fueron galardonados otros 12 diputados federales.
Enoch Castellanos, presidente de CANACINTRA, señaló que ante la catástrofe por la pandemia no pueden minimizar los problemas.
Destacó que todos los días despertamos con datos terribles ante la pérdida de vidas y contagios, la caída de la economía y la baja recuperación de los empleos. La violencia y falta de respuesta a los derechos de las mujeres, y la violencia en las calles, que continúa subiendo. “Seguimos viendo como empresas quiebran o se van del país y como cada trabajo que se pierde, es una familia más sin medio de sustento”, sentenció́.
Castellanos hizo un llamado a los legisladores para trabajar unidos y evitar la polarización, dijo que la sociedad espera la dignificación de la política, para poder sentirnos orgullosos de nuestros representantes y a desterrar de una vez por todas la falsa idea de que el emprendedor mexicano es el enemigo a derrotar.
Afirmó que México necesita de los empresarios de su esfuerzo diario y su talento. Necesita de las inversiones privadas para generar equidad, oportunidades y crecimiento.
Descalificar y oponerse a todo, empieza a ser un signo muy riesgoso de los tiempos. Aniquilar política y socialmente al adversario tan sólo por pensar distinto, nos puede llevar a un laberinto sin fin
Finalmente, dijo que el dialogo debe ser la ruta de nuestro futuro. La viabilidad del país está sustentada en el Estado de Derecho y en la confianza ciudadana.

Dejar una respuesta:

Please enter your comment!
Please enter your name here