Baltasar Ventura Prudente, el buzo que besa el mar



El próximo 20 de diciembre de este 2020, cumplirá 54 años de edad y habrá de comenzar a dar una vuelta más al sol, aunque sólo tiene en su mente jalar tanto aire como le sea posible para sumergirse a las profundidades del mar de Playa Ventura, ubicada en la Costa Chica de Guerrero.

Y es que Baltazar Ventura Prudente es un buzo que lleva ya 35 años internándose en lo hondo del mar en busca de ostiones de roca con los que alimenta a los suyos y a su comunidad, así como a decenas de turistas nacionales y extranjeros.

Ese no es su negocio, aunque obtenga ganancia económica en ello; es, más bien, su vida entera y se le nota en su mirada que se pierde en el horizonte, llena de ilusión y a la espera de que pase esta pandemia provocada por el coronavirus que detuvo todo.

“Ya estamos listos para volver al mar y hundirnos así, sin tanque de oxigeno ni nada; antes me sumergía unos 15 metros, pero ahora por la edad sólo unos diez o doce metros a lo mucho”, dice Ventura.

Y sí, antes de despuntar el alba, Baltazar, con barreta de acero con pico de cigüeña, besa a la distancia a sus pequeñas hijas -Anabely, CelsaCristal y Yesilinda-. Luego “me voy a besar al mar”.

-¿Qué siente cuándo va hacia la orilla de Playa Ventura?

-Voy con una oración en la mente y sintiendo relajada mi respiración y mi cuerpo comienza como hacerse agua de mar y detrás del visor, mis ojos se deleitan de lo profundo, de lo inmensamente bello que es estar ahí, sólo, conteniendo la respiración, picando rocas, buscando ostión.

De roca parecieran los pulmones de Baltazar Ventura Prudente, tanto que en toda Costa Chica saben que siempre estará en el medallero de buzos que concursan en expoferias y otras festividades de esta región guerrerense.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here